Calamares rellenos

Pasta con picadillo de chorizo
12 de julio de 2018
Antes de ponernos a elaborar la receta en sí, deberemos limpiar los calamares, para ello sujetamos el calamar con una mano y con la otra tiramos de la cabeza a la vez que introducimos un dedo en su interior para ayudarnos a extraer sus "tripas".
 
Una vez hemos extraído la cabeza y sus interiores, buscamos en su interior una especie de "tira de plástico", retiramos.
 
Quitamos las aletas, y lavamos bajo un hilo de agua. Escurrimos y reservamos.
 
Volvemos a los interiores... Con la ayuda de unas tijeras, a la altura de los ojos, cortamos los tentáculos y tiramos el resto. Abrimos los tentáculos y comprobamos si se ha quedado la boca del calamar entre ellos (muy parecida al pico de un loro), si fuese así retiramos. Lavamos los tentáculos y reservamos junto con el tubo y las aletas del calamar.
 
Una vez limpios, ponemos a pochar la cebolla y el ajo muy picados en un cazo con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
 
Removemos de vez en cuando hasta conseguir que la cebolla esté medio caramelizada. En este punto incorporamos los trozos de los tentáculos y las aletas. Salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada y media cucharadita de harina.
 
Mezclamos y vertemos el vino blanco, mezclamos de nuevo.
 
Tapamos la cazuela y dejamos hacer a fuego lento durante cinco minutos, moviendo de vez en cuando.
 
Retiramos del fuego. Picamos los huevos cocidos y lo añadimos al sofrito. Mezclamos y dejamos templar.
Rellenamos los calamares con lo anterior, procurando dejar un par de centímetros para "coser" con un palillo para evitar que se salga el relleno durante la cocción.

Cuando tengamos todos los calamares rellenos ponemos una cazuela baja al fuego con tres cucharadas de aceite de oliva.
 
En cuanto esté caliente añadimos la cucharada de harina, el tomate y el pimentón.
 
Sofreímos durante unos segundos. Vertemos el caldo y removemos.
 
Introducimos los calamares rellenos.
 
Subimos el fuego a máximo. En cuanto empiece a hervir, tapamos la cazuela y bajamos el fuego al mínimo.
 
Dejamos cocer a fuego muy suave durante 30 minutos.
 
Rectificamos el punto de sal si hiciera falta.
 
Si vemos que la salsa está muy ligera podemos ligarla con un poco de harina de maíz que disolveremos en un vaso con un poco del caldo del propio guiso.
 
Sacamos los calamares a una fuente con la ayuda de una espumadera.
Retiramos con cuidado los palillos y volvemos a colocar en la fuente o bandeja de presentación.
 
Cubrimos con el caldo y aderezamos con un poco de frutos secos y alguna hierba fresca (perejil, brotes, etc.)
 
Servimos y degustamos.
 
FRESH MEAT AND FISH

High quality
of catering service


Fusce ut velit laoreet, tempus arcu eu, molestie tortor. Nam vel justo cursus, faucibus lorem eget, egestas eros.


Read more